domingo, 16 de febrero de 2014

NUEVA PÁGINA

RECUERDA:

Estamos en: 

Síguenos en la página mencionada.
Gracias.

Muchas bendiciones. 

miércoles, 22 de enero de 2014

IMPORTANTE: A TODOS LOS LECTORES DE ESTE BLOG

A partir de hoy todas las entradas de esta página se trasladan a mi blog:


Ruego os enlacéis y hagáis seguidores de este enlace
Con este cambio trato de evitar las dispersiones de las publicaciones y concentrar la información en un solo blog.

Gracias a todos y muchas bendiciones. 



viernes, 17 de enero de 2014

SILENCIO Y ATENCIÓN PLENA

Los estudiantes de la escuela Tendai solían practicar la meditación mucho antes de que el Zen llegase al Japón.
Cuatro de estos estudiantes, amigos íntimos, se prometieron en cierta ocasión guardar siete días de absoluto silencio.
Durante el primer día, todos permanecieron callados.
Su meditación había empezado con buen pie. Pero al caer la noche, como fuera que la luz de las lámparas de aceite había empezado a palidecer, uno de los estudiantes no pudo evitar decir a un sirviente:
- Recarga esas lámparas.
Un segundo estudiante se quedó estupefacto al oír hablar el primero.
- Se suponía que no íbamos a decir una palabra – observó.
Entonces, el tercero dijo:
- Sois los dos unos estúpidos.
- ¿Por qué habéis hablado?
Y el cuarto estudiante concluyó:
- Yo soy el único que no dije nada."

REFLEXIÓN PERSONAL:
Este clásico cuento zen siempre me dibuja una sonrisa en los labios.
Abrirse al silencio y a la espaciosidad de la mente cuando meditamos requiere disciplina y plena atención.
Comprender estos conceptos con el intelecto es fácil, pero para alcanzar la sublime liberación de las ataduras mentales hay que convertirse en observadores silenciosos, discretos y muy atentos de la experiencia personal, aún dentro del grupo de practicantes. Recordemos esto: “Leer o aprender de memoria un libro de recetas de cocina no sacia el hambre ni llena el estómago vacío”.
Practiquemos con atención, sin bajar la guardia a las percepciones, sensaciones y formaciones mentales. Seamos cocineros y comensales del exquisito plato que alimenta nuestra consciencia. Ese plato se llama “atención plena”.
Feliz fin de semana a todos.

¡Tashi delek! Muchas bendiciones.

domingo, 15 de diciembre de 2013

HIJOS DE REA Y CLONES DEL BUDA


El budismo enseña que la libertad no debe entenderse como “poder hacer lo que queremos”, sino “tener menos necesidad de hacer por nosotros y más por los demás”. Este esfuerzo se convierte en “energía gozosa” o "virya", que fecunda las situaciones y las enriquece. 
Eduardo Velásquez, autor de un ensayo sobre el budismo y la crisis económica, lo ha dejado muy claro. Sus sabias palabras deberían ser meditadas por todos, incluidos los economistas que buscan una explicación-solución a la crisis que estamos viviendo:
"Si pensamos que antes estábamos mejor, estamos equivocados; estábamos peor; estábamos creando las causas que nos han traído al presente. Si en diez años estamos mejor, es porque lo que hacemos hoy es mejor de lo que hicimos hace diez años. Si no entendemos esto, si no entendemos que la causa es más importante que el efecto, no podremos aprender en forma inteligente. Para cambiar el efecto hay que cambiar la causa, hay que entenderla. Tratar de cambiar el efecto, de curar el síntoma sin ver la enfermedad, es no haber aprendido lo que hay que aprender. La sabiduría mundana nos dice que para entender la historia debemos mirar el dinero, riqueza, la economía; la sabiduría budista nos dice que debemos mirar el karma. 
Un cambio en el sistema económico no cambia necesariamente la dinámica de las relaciones humanas. De la misma forma debe proceder el cambio, del nivel más sutil al más burdo, o de arriba hacia abajo, si se quiere. 
Si la conciencia en la clase “dirigente”, la clase que genera las ideas, no cambia, no puede cambiar el campo en el que ella ejerce su influencia, en el que dicta su ley. Mientras nuestras vidas estén regidas por la ignorancia, por el deseo de alcanzar nuestra felicidad en forma egoísta, no habrá sistema posible que haga verdadera justicia".
Pero no olvidemos algo importante: la clase dirigente o política somos en realidad los que depositamos la papeleta en las urnas. 
Los políticos que nos representan tienen que ser fieles notarios de nuestra soberana y democrática voluntad. Sus fallos son nuestros fallos. 
Nuestras voces son libres, incluso más allá de los comicios electorales. 
Hay que recuperar la solidaridad social, el cooperativismo y el asociacionismo solidario, por encima de los rígidos modelos que propugna el sistema capitalista anquilosado actual. Porque aunque defiendas dicho sistema serás al final devorado por el padre que defiendes, como el Saturno goyesco. Saturno/Crono se comía los hijos recién nacidos de Rea, su mujer, por temor a ser destronado por uno de ellos. 
Todos somos hijos de Rea y no debemos dejarnos devorar por ese padre cruel y psicópata. ¿No ves que ya te está comiendo la lengua, las manos y la dignidad? 

domingo, 27 de octubre de 2013

MEDITACIÓN ZEN CON EL MAESTRO DOKUSHÔ VILLALBA EN VIGO.

Introducción a la meditación Zen
1 al 3 noviembre
Jornadas de Introducción a la Meditación Zen con el maestro zen Dokushô Villalba
Lugar:
Casa de Retiros de la Apostólicas, en A Ramallosa.
Horarios:
Llegada: viernes 1 de noviembre a partir de las 18,00 horas
Partida: domingo 3 de noviembre después de comer.
 Inscripción

Información e inscripción
teléfono 633 874 276.

martes, 1 de octubre de 2013

CUENTO MODERNO PARA REFLEXIONAR...


“TE DESEO LO SUFICIENTE...”
(Un cuento moderno de profundas resonancias interiores)
Estaba en un aeropuerto cuando observé casualmente a un padre y a su hija despedirse. 
Se anunciaba la salida del vuelo de ella y junto a la puerta la escuché decir:
- Papá, nuestra vida juntos ha sido más que suficiente. Tu amor es todo lo que siempre necesité. Te deseo "lo suficiente", a ti también.
Se besaron y ella partió. Él se encaminó hacia la ventana donde yo estaba sentado.
Ahí parado observé que se puso a llorar.
Intenté no ser un intruso en su privacidad, pero él me pregunto:
- ¿Alguna vez dijo adiós sabiendo que será para siempre?
- Perdone por preguntar, ¿por qué es éste un adiós para siempre? - le pregunté.
- Soy viejo y ella vive muy lejos y la realidad es que probablemente su próximo viaje de vuelta será para mi funeral – me contestó con ojos apenados. 
- Cuando decía adiós le escuche decir "te deseo lo suficiente"; ¿puedo preguntarle que significa?
Empezó a sonreír y respondió:
- Ese es un deseo que ha pasado de generación en generación en mi familia. Mis padres lo decían a cualquiera. - Hizo una pausa por un momento alzando los ojos, como tratando de recordar con detalle y sonriendo con nostalgia prosiguió:
- Cuando nosotros decimos "te deseo lo suficiente", estamos deseándole a la otra persona que tenga una vida llena de “suficientes cosas buenas que lo sostengan”. 
Continuó mirándome y recitó de memoria:
Te deseo el suficiente sol para mantener tu actitud brillante.
Te deseo la suficiente lluvia para apreciar más el sol.
Te deseo la suficiente felicidad para mantener tu espíritu vivo.
Te deseo el suficiente inconveniente para que los pequeños placeres de la vida parezcan más grandes.
Te deseo la suficiente ganancia para satisfacer tus deseos.
Te deseo la suficiente pérdida para apreciar todo lo que posees.
Te deseo los suficientes "holas" para que te lleven a través del “adiós final".
Entonces, empezó a sollozar y se alejó.

REFLEXIÓN PERSONAL:
La felicidad no es la ausencia de dolor. Los contrastes de la vida son parte del entramado que dan forma y sentido a nuestra existencia. Somos un flujo de consciencias en continuo cambio, seres “impermanentes” desde el paradigma de los pensamientos conceptuales pero eternos en el viaje hacia la unidad esencial liberadora. Todo cambia y los opuestos nos enseñan a que debemos estar “despiertos” para “ver más allá del ruido, de la edad, del sufrimiento y de las apariencias”. Ahí reside la paz, la Luz Clara y la vacuidad. En definitiva nuestra verdadera naturaleza búdica o cristica: Amor en estado puro y libre del ego. 
Y añado unos cuántos más "suficientes":
Te deseo la suficiente compasión para que aprendas a vivir en tu naturaleza real. 
Te deseo la suficiente humildad para que te ayude a eliminar capas del ego.
Te deseo el suficiente sentido común para que no creas nada de lo que has leído y lo pases por el crisol de la razón y la experiencia personal. 
Te deseo la suficiente oración y meditación para que alcances la Puerta de la Sabiduría. 
Os deseo “lo suficiente” a todos…