miércoles, 12 de marzo de 2008

LOS RITUALES EN EL BUDISMO

Fuente:

www.budismo.com

¿Por qué los budistas hacen rituales?
Como se sabe el budismo no cuenta con un Dios creador y omnipotente. Este rasgo, para muchos, representa algo muy atractivo y sorprendente; De este modo cabe preguntar ¿cuál es el papel de las prácticas devocionales en una tradición que no cree en Dios? y ¿qué tienen que ver las imágenes del Buda, las reverencias, y rituales con el desarrollo de la conciencia y de las emociones positivas de un individuo?
Varias formas de ritual
La práctica devocional en el budismo puede ser algo tan simple como la contemplación de una estatua del Buda o se da al experimentar un sentimiento de paz y tranquilidad. Puede incluir la recitación de unos cuantos versos tradicionales, la visualización de ciertas imágenes coloridas en nuestra mente o la participación con otros en un conmovedor y dramático ritual, que quizás incorpora poesía, música, extractos de textos, incienso y ofrendas.
Devoción
Cualquiera que sea la forma de esas prácticas, el principal propósito siempre es el mismo: alimentar y fortalecer nuestra devoción. Esto se refiere a la devoción en dos sentidos; el primero es la devoción en el compromiso de convertir en algo real y concreto nuestro progreso en el sendero, mientras que el segundo es el de la devoción como una actitud de autotrascendencia, que es capaz de ver la importancia real de la vida como algo que yace por encima y más allá de nuestros caprichos y temores personales. Estos dos aspectos, de hecho, son inseparables aunque por cuestiones prácticas hablaremos de ellos individualmente.
1. La devoción como compromiso
Si queremos obtener buenos resultados en cualquier área -en el arte, el mundo académico, los deportes o en cualquier oficio especializado- necesitamos dedicación y compromiso: necesitamos devoción.
No es posible alcanzar un logro genuino sin un esfuerzo de nuestra parte, y es difícil esforzarse si no existe un compromiso que nos motive a continuar cuando sería más fácil desistir. Aún para alcanzar un objetivo ordinario, como el éxito en los negocios, se requieren muchas horas de arduo trabajo, seria determinación y una disposición a sacrificar, si es necesario, ciertos placeres y oportunidades. Es decir, se requiere de mucha devoción para llegar a una meta, así como la determinación para hacer lo que sea necesario para alcanzar nuestro objetivo.
El exito mundano es más fácil
Los logros espirituales son más difíciles que el éxito en los negocios, y no es de sorprender que para poder alcanzar cualquier progreso espiritual necesitemos una fuerte devoción, así como una dedicación firme en el empleo de los medios que nos permiten avanzar.
El ideal último para todos los budistas es la Iluminación, personificado por el Buda. Los medios que nos ayudan a acercamos a la Iluminación son las enseñanzas del Buda -llamadas «Dharma» en sánscrito- junto con la comunidad espiritual de budistas comprometidos que pueden enseñarnos, alentamos y apoyamos -la «Sangha»-. Estos tres -el Buda, las enseñanzas y la comunidad- son los principales objetos de devoción en todas las escuelas del budismo y se les conoce como las «Tres Joyas». Cuando alguien se compromete firmemente a las Tres Joyas se dice que está “yendo a refugio”.
¿Por qué, y de que se refugian los budistas?
Por el otro lado cuando alguien está “yendo a refugio” es cuando uno se convierte en budista.
Algunas personas al escuchar la frase "ir al refugio» por primera vez pueden malentenderla; si se interpreta de la forma equivocada.
Ir a refugio puede tener connotaciones de escondite o huída. Sin embargo, si pensamos en el significado no sólo los budistas van al refugio; todo mundo se refugia en algo ( dicho de otro modo: todos tratamos de derivar seguridad de algo). Nos refugiamos en cualquier cosa que hayamos puesto en el centro de nuestra vida y que consideremos como lo más importante para nosotros. Con frecuencia vamos al refugio de cosas diferentes dependiendo de la ocasión. Puede que nos refugiemos en los placeres físicos que nos proporcionan la comida y el sexo. Puede que vayamos al refugio que nos brinda el dinero, el confort, nuestra profesión, estatus o algún tipo de seguridad, un estilo de vida y cultural, la bebida o las drogas. Puede que nuestro refugio lo forme nuestra pareja sexual, familia o amigos.
Por el otro lado Al ir al refugio del Buda, sus enseñanzas y la comunidad espiritual, tenemos que producir un cambio fundamental en nuestras prioridades. En prioridades que al ser poco fiables y, de hecho, impermanentes e insatisfactorias- ya no se encuentren en el centro de nuestra vida.
¿Pero porque se necesitan practicas devocionales?
Quizás sea fácil entender que se necesita cierto compromiso para progresar en nuestra práctica del budismo. Pero ¿por qué necesitamos prácticas devocionales, las que nos parecen bastante extrañas, ajenas e incluso vergonzosas?
Para trascender nuestro condicionamiento necesitamos romper con las formas de actuar, pensar y sentir habituales. Cualquiera que haya intentado cambiar un viejo hábito sabe que no es algo sencillo. Darse cuenta de que tiene sentido realizar cierto cambio no es suficiente. Necesitamos la inspiración que nos dé la fuerza y la perseverancia requeridas para cambiar patrones negativos. Además necesitamos algo que nos recuerde nuestra determinación para cambiar, de tal modo que podamos superar la inercia de nuestros malos hábitos. Estos son dos de los principales propósitos de las prácticas devocionales: proporcionamos inspiración y recordamos lo que estamos tratando de alcanzar.
El ritual lleva a experimentar nuevas posibilidades
Una forma de ver cómo pueden ayudarnos las prácticas devocionales en este sentido es imaginar cómo seríamos si, en lugar de vivir en el tiempo presente y de estar rodeados de los amigos que tenemos, viviéramos con el Buda y sus seguidores, hace dos mil quinientos años. Es fácil imaginar que con el contacto diario del Buda, escuchándole e interactuando con sus discípulos avanzados nos sentiríamos fuertemente motivados. Si ahora mismo tuviéramos frente a nosotros un ser con una sabiduría clara y expansiva, un corazón abierto y una energía sin límites, el efecto que esta persona tendría en nosotros sería eléctrico. Tendría un impacto total en nuestra persona. Sentiríamos una gran inspiración y nuestro crecimiento hacia la Iluminación recibiría un poderoso impulso.
Si tuviéramos a un ser así frente a nosotros no sólo en una ocasión sino todos los días, el efecto se multiplicaría una y otra vez. Estaríamos inspirados constantemente y recordaríamos lo que es importante así como lo que no lo es. Nuestra vida cambiaría de forma radical y no padeceríamos la inercia, la duda, la distracción y el conflicto entre las diferentes metas que normalmente experimentamos. Más bien contaríamos con una fuerte energía, unificada y poderosamente dirigida hacia la meta de la Iluminación; y con este tipo de energía podríamos hacer maravillas.
Lamentablemente no vivimos con el Buda y a pesar de que quizás tengamos un maestro que nos sirva como sustituto del Buda -por lo menos en parte-, es poco probable que le veamos con frecuencia. Entonces, si no podemos tener la presencia física de un ser Iluminado diariamente, podemos ponemos en contacto diario con el Buda a través de nuestra facultad imaginal, con la ayuda de algún tipo de práctica devocional.
Este contacto imaginativo puede tener un gran efecto en nosotros. Puede inspirarnos, especialmente si le damos rienda suelta a nuestras emociones y capacidad imaginal.
Concreta y prácticamente
En un nivel más concreto y practico, puede servimos de recordatorio sobre las cosas importantes en nuestra vida, manteniéndonos en contacto con nuestro marco de referencia espiritual, concentrando nuestra energía y previniendo que nos sintamos agobiados por los aspectos inútiles de nuestro condicionamiento, que el mundo nos presenta constantemente.
2. La devoción como aspecto de auto trascendencia
Otro aspecto de la devoción es la entrega a algo más elevado y mayor que nuestros propios caprichos y temores, gustos y disgustos. La devoción en este sentido promueve una actitud hacia la vida que cambia nuestras prioridades, restándole importancia a nuestras preocupaciones pequeñas y dándosela a las cosas más importantes y trascendentes.
Gratitud y devoción
Una actitud devocional
en este sentido puede incluir, por ejemplo, la devoción que le expresemos a quienes nos enseñan a nuestros maestros al dar a conocer las enseñanzas budistas más ampliamente a otros o al ayudar a nuestros amigos en la comunidad espiritual. Al final puede que se manifieste como un intenso deseo de hacer todo lo que esté a nuestro alcance para ayudar al universo y, particularmente, para ayudar a todos los seres vivos.
Devoción es una palabra que expresa una gama de emociones que surgen cuando estamos transformándonos
La devoción en este sentido es un rasgo del desarrollo espiritual. Es un aspecto de nuestra amplia visión y una faceta en nuestro intento de liberarnos de nuestras obsesiones egoístas. Conforme crecemos nosotros, nuestra devoción aumenta. Mientras que aumenta nuestra devoción nosotros crecemos.
Por esta razón las prácticas devocionales contribuyen directamente a nuestro progreso hacia la Iluminación. Una de las maneras en que lo hace es ayudándonos a descubrir y profundizar ciertas emociones poderosas: la reverencia, la gratitud, la celebración, un cálido sentimiento de comunión con otros y la apreciación de la gran belleza y el misterio de la existencia. Estas emociones son respuestas a nuestro impulso por crecer y hacen que se debiliten las paredes que habíamos construido a nuestro alrededor, volviéndolas más transparentes. Con el tiempo, la práctica devocional regular - la experiencia continua de estas emociones expansivas- puede alterar toda nuestra percepción de la existencia en forma gradual. De este modo, en lugar de estar preguntando todo el tiempo qué puede hacer el mundo por nosotros, empezamos a superar nuestra niñez espiritual y nos preguntamos qué podemos hacer por el mundo.
La devoción al principio
La práctica devocional es un ejercicio creativo de la imaginación. No es un gesto de fe en relación a algún dogma ni una sumisión a un poder sobrenatural o una petición a un poder divino. Como con cualquier otro ejercicio de consciencia, la práctica devocional se vuelve más fácil cuanto más la realicemos. No hay razón alguna por la que un principiante en el budismo no pueda tomar parte en una práctica devocional.
Del mismo modo que no es necesario creer que los personajes de un libro, una película o una obra son reales para dejar que entren en nuestra imaginación y que estimulen nuestras emociones, refinándolas durante ese proceso, no es necesario creer en el Buda o en cualquier otra cosa para llevar a cabo una práctica budista. Podemos realizada con el mismo espíritu que le damos a una obra de ficción, simplemente suspendiendo nuestro escepticismo natural (y quizás sano), al menos, mientras dura el ejercicio y mientras podemos evaluar nuestra experiencia.
No es algo irreal
A pesar de que la práctica devocional es un ejercicio creativo, Seria un error rechazada y calificarla de ser un «simple» producto de la imaginación y por lo tanto algo irreal. Cuando imaginamos que estamos en la presencia del Buda, por ejemplo, podemos contactar ciertas fuerzas reales y poderosas, fuerzas que existen por cuenta propia, y que pueden tener un efecto bastante positivo en nuestra vida. Puede ser difícil aceptar esto si nunca hemos tenido una experiencia similar, pero es un hecho. Esto puede explicarse debido a que todos contamos con aspectos de la Budeidad dentro de nosotros; la práctica devocional puede ponernos en contacto con un potencial inexplorado en nuestro interior, nuestra propia sabiduría, compasión, nobleza, fuerza, capacidad para la acción iluminada y nuestro propio maestro interior. Al ayudamos a descubrir las riquezas escondidas de esta manera, la práctica devocional budista puede ser una potente técnica para contactar nuestros propios poderes abandonados.

4 comentarios:

Guillermo dijo...

Hola Javier, soy Guillermo Ruiz y vivo en Argentina. Quiciera comunicarme con vos para hacerte algunas consultas. Soy periodista. Mi mail es grilloruiz@gmail.com. POr favor, enviame un mensaje asi me puedo contactar con vos via e-mail. Gracias, saludos.

Guillermo.

Juan Jose dijo...

Gracias por su informacion, soy un estudioso de las religiones comparadas, un buscador de la verdad, dado que considero a las religiones como los intentos que hace el hombre para religarse con el Creador.Considero que de la nada no puede salir nada, que un efecto inteligente proviene de una causa inteligente, si veo un cuadro en medio del campo , tiene que existir un pintor, si percibo este universo creado ,percibe mi corazon y mi razon que hay un Padre Eterno y creador, esto lo expreso con humildad y aceptacion
Estimare me informe que concepto tiene el Budismo respecto de la Creacion, y si el hombre se autocreo.Saludos y bendicionesJuan de Parque Chas

JAVIER AKERMAN dijo...

Estimado Juan José:
El budismo no entiende un concepto creador sino en una realidad eterna, sin principio y que todo es interdependiente, que nada es "algo" por si mismo sino por los agregados del resto. Te adjunto un texto que te puede interesar sobre Jesús y Buda, de un grupo de Facebook:
¿......¡Jesus y Buda !.........?
La doctrina y la enseñanzas de Jesús no estaban destinadas a fundar una religión, sino crear escuelas que condujeran a la iluminación espiritual. Aunque sus destinos fueron diferentes, algo semejante ocurrió con Buda. Ambos quisieron acercarnos al mismo Cielo: El Reino del Padre y el Nirvana pueden ser equivalentes. Hace dos milenios Jesús de Nazaret, más tarde convertido en Cristo, rompe con la visión tribal del Judaísmo tradicional y enseñanza de una doctrina espiritual dirigida a todos los que quieran recibirla. 540 años antes, Siddharta Gautama más tarde conocido como el Buda abandona la tradición brahmánica de las castas indias y acepta como discípulos a todos los hombres y mujeres que desean seguir, su doctrina de liberación. Después de recibir la iniciación bautismal mediante el agua, (símbolo del conocimiento), (Jesús se retira al desierto y permanece en meditación durante cuarenta días). Allí el denomino (el ego terrenal, perpetuo adversario del espíritu), lo tienta como Cristo. Después de ese periodo de realización solitaria vuelve a palestina y comienza a reunir a sus apóstoles.
Las Esencias Perdidas
Tanto Jesús como Buda (Gautama) no se presentan como Salvadores del mundo, si no como rescatadores de almas, tanto Jesús como Buda rompieron con la tradición y enseñaron una nueva Doctrina Espiritual. En el evangelio de Tomás, Jesús muestra una vía para despertar a las dimensiones superiores del espíritu, como el Budismo Mahayana. Ni Jesús ni Buda fueron maniqueos: no demonizaron el mundo ni lo vieron como lugar para la lucha de poderes.
El Cristo es el equivalente al Boddhisatva Budista, el ser liberado del tiempo y la materia que ayuda a los demás a lograrlo. Por que las enseñanzas perdidas de Jesús estén regresando bajo la forma de enseñanzas Budistas algunos movimientos heréticos, como el catarismo, conservaron parte de las enseñanzas secretas de Jesús...
Un cordial saludo,

Anónimo dijo...

Hola, mi nombre es sergio soy de argentina tengo 30 años. Esta por nacer mi primer hija y tengo el siguiente "dilema"por llamarlo de un manera,fui bautizado como catolico pero de grande adulto ya, empece a leer libros sobre budismo y creo en sus doctrinas,no me considero budista por que aun no fui a un templo ya q no me quedan cerca donde vivo. El asunto es que quisiera bautizar a mi hija como budista, pero no estoy seguro de q exista una ceremonia como en l catoliscimo ni a que edad debe hacerse, muchas gracias espero la respuesta.