jueves, 23 de octubre de 2008

SABIOS CONSEJOS BUDISTAS PARA DISMINUIR EL "EGO"


Siguiendo las enseñanzas de Sherwin L. Byron ("Por qué ser bueno") he extraído estos consejos para comprender mejor lo que es el "ego", como nos perjudica y como podemos disminuir su influencia en nosotros. Espero que os guste y los meditéis sin prisas.


Critica al ego y al egoísmo y el enfoque incorrecto de la arrogancia
La arrogancia o el orgullo injustificado son dos formas de autoengaño. La persona arrogante se engaña a sí misma al creerse más capacitada, poderosa, íntegra, popular o atractiva de lo que realmente es. En efecto, una persona arrogante suele estar convencida de que no tiene defecto alguno y, en consecuencia, achaca sus problemas a los defectos de los demás. Sin embargo, la arrogancia nos impide luchar por ser moralmente mejor. Persuadida de su perfección, la persona arrogante es incapaz de verse a sí misma tal y como es, de admitir sus propias limitaciones, porque está cegada por el orgullo.

Crítica al ego y al nacimiento del ego. Arrogancia y autodesprecio
[...] Desde esta perspectiva, la arrogancia y el autodesprecio son las dos caras del egocentrismo. Ambos se manifiestan a través de la depresión psicológica. Si algo tienen en común una persona que se menosprecia y una persona arrogante es la obsesión por su ego: la primera se regodea en su propia desgracia; la segunda, en su arrogante perfección. En ambos casos de egocentrismo, el individuo se centra constante y exclusivamente en sí mismo. Esta clase de gente sólo sabe hablar de sí misma: el arrogante para alabarse, el que se infravalora para echar la culpa de sus desgracias a los demás. Ambos tienden a manifestarse sus inseguridades a través del odio.


Ecuanimidad vs. la arrogancia: Establecer el “camino medio”
El tercer antídoto contra la arrogancia es cultivar la humildad y ecuanimidad. Etimológicamente relacionada con la voz latina equalis, ser ecuánime significa saber valorar las cosas por igual, ni por defecto ni por exceso. Sólo la persona que goza de ecuanimidad moral es capaz de tomarse la existencia con calma y tranquilidad. Haciendo gala de una templanza encomiable, no vive pendiente de la aprobación de los demás ni sufre frustración alguna, sino que es imperturbable y consciente de estar haciendo de su vida una obra de arte.

Odio y ego: La importancia de cultivar virtudes
[...] El odio nos endurece, en tanto que el amor nos enternece. La apatía impide el despliegue del ego, la empatía lo abre a los demás. La humildad, el amor y la empatía tienen un poder curativo porque nos ayudan a admitir nuestros errores y a confesarlos sin temor. “La confesión es buena para el alma”, reza el viejo proverbio, pero sólo si es el preludio de una reconciliación, de una sanación. El cultivo de las virtudes morales no admite que nos repleguemos en nuestro propio yo, nos cerremos a los demás y vivamos en un laberinto de odio, resentimiento, depresión y ansiedad.

También podéis conocer las sabias palabras de Thich Nhat Hanh acerca de la tolerancia religiosa en mi otro blog: www.budistas.blogspot.com .

32 comentarios:

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Buenos días... ¿Sabes? ayer estaba dando un curso de formación y sin hablar del ego, indirectamente hablé de él hablando del sabio que se cree tal, porque su ego no le deja ver lo pobre que es cerrándose los caminos del saber... Tú ya me dirás qué hacía yo diciendo esto en un curso de ventas de productos financieros. Pero es que me parece tan vital ser humilde frente al que tienes al lado, comenzando por ti mismo que es necesario reconocer tu ignorancia para comenzar a dialogar con el que tienes frente a ti. ¿Quién te dice que la persona con la que hablas no sabe mucho más que tú? Y si no lo sabe, tú serás quien le indique un buen camino desde una conducta adcesible... no me hagas caso, son las siete de la mañana.
Un besote y buen finde

JAVIER AKERMAN dijo...

Querida Mª Ángeles:
Tienes toda la razón, la ecuanimidad que predica el budismo debería ser un modelo a seguir. Nos irñia bien a todos, incluyendo el sector financiero.
Buen fin de semana.
Un abrazo.

tumejoramig@ dijo...

Guau!!! Es lo primero que pensé cuando comencé a leer el post. Y lo que siguió fué: "uff"..."vaya"... "que difícil"... "cuanta información toda junta"...

Y luego recordé que sólo se trata de una cuestión de actitud. De ser lo que de verdad somos, pequeños granitos de arena en esta inmensa playa de la vida.

La primera experiencia que tuve con el budismo fue a través de un compañero de trabajo, hace unos 20 años. Y la recuerdo como una experiencia amarga, por decirlo de alguna manera, ya que me rebelaba constantemente ante lo que yo llamaba su "fanatismo desmedido".

Años después me dí cuenta que yo no estaba preparada para escuchar los mensajes en aquel momento. Y aun ahora me cuesta seguirlos. Pero reconozco que los mensajes que han llegado a mí, son perlas de sabiduría que llegan por algo, y aunque en ese momento no los entienda, sé que en algún momento se presentará frente a mí la experiencia, y reconoceré el sentido de ese mensaje.

Hoy tienen mucho sentido.

Gracias Javier, muchas gracias querido amigo.

Un beso enorme y feliz fin de semana.

JAVIER AKERMAN dijo...

Querida Ana:
Ya sabes que aunque el budismo no sea dogmático ni fanático sí puede haber budistas que sí lo son. Ya sabes, somos humanos...
Gracias por tu sincero apoyo, tus visitas y sabias reflexiones.
Besos y que tengas un buen fin de semana.

amigoplantas dijo...

Verás yo no soy de los que confío en sacar la oscuridad de una habitación "a pozales"

¿Quieres reducir el peso del ego?, vale, estoy contigo... aumentar tu percepción de felicidad es un buen truco para conseguirlo

JAVIER AKERMAN dijo...

Si Amigo:
Disminuir el ego aumenta de hecho la percepción de la felicidad, no al contrario.
Saludos cordiales.

amigoplantas dijo...

Aunque hay una bienpensncia fuertemente establecida en tu profesión que recomienda trabajar directamente las zonas oscuras para "curarlas"

No digo que no funcione, solo que mecánicamente eso equivale a un esfuerzo de "compresión", y a mi me gusta más trabajar siempre que puedo a "tracción", es decir, "tirando de"

JAVIER AKERMAN dijo...

Hola Amigoplantas:
Son ambos enfoques válidos.
Saludos cordiales.

Maria Durga dijo...

Ay! Javier, Javier... Me gustó muchisimo leer esto.

Al comenzar me pregunté ¿seré yo arrogante? ¿seré?

Pido tanto que se me conceda el don de la humildad, que espero algún día alcanzar esa gracia; mientras tanto pido a menudo: Señor permíteme verme a mi y a los demás como Tu nos ves.

¿Seré arrogante? Si lo soy a Él se la entrego, para que a cambio me conceda el don de la humildad.

Abrazos

Maria

JAVIER AKERMAN dijo...

Hola María:
Me hace sentir bien saber que el post te ha gustado.
Un beso.

Ricardo Tribin dijo...

Mi muy querido Javier,

Como siempre brillante tu descripcion budista del ego.

Alguien dice que la HUMILDAD es la verdad.

Esto es no creerse ni mas ni menos que nadie.

Simplemente SER.

Un abrazo grande..

JAVIER AKERMAN dijo...

Mi querido Ricardo:
La humildad es la base de cualquier religión.
Un fuerte abrazo.

M@R dijo...

buenas, buenas,,,
muy bueno tu post,,,
lo volvere a leer,,,

abrazos,,,

JAVIER AKERMAN dijo...

Hola M@r:
Gracias por tu visita amiga.
Un abrazo.

Wilhemina Queen dijo...

Pasando por otra prueba, otro momento difícil, ando necesitando de tus consejos, de tu sabiduría y de tus palabras.
Mil besos!
Vero

julia del prado morales dijo...

Javier encantada de leerte, los poetas tenemos que reflexionar ante este escrito que nos traes; eso el ego, a cuidarlo. Besos desde el Perú, Juli

http://vienenpajaritasdepapel.blogspot.com

Griselle dijo...

NUESTRO EGO DEBE DE ESTAR FUNDAMENTADO EN EL CONOCIMIENTO DE CUAN GRANDE PODEMOS SER, EN LA MEDIDA PERFECTA DE CONOCIMIENTO DE QUIENES SOMOS Y DE NUESTRO PROPOSITO, PERO TAMBIEN, SE FUNDAMENTA EN EL CONOCIMIENTO DE LO FRAGIL QUE SOMOS SI ALTERAMOS ESA MEDIDA.

UN PLACER LEERTE

JAVIER AKERMAN dijo...

Hola Griselle:
Me gusta tu reflexión.
Gracias por tu visita.
Un abrazo.

JAVIER AKERMAN dijo...

Hola Juli:
Si, creo que es apto para todos. incluidos los poetas.
Un abrazo.

La Mar de Mares dijo...

quiero ser imperturbable.

JAVIER AKERMAN dijo...

Mar de Mares:
El potencial lo tienes dentro de ti.
Un beso.

Carla Silva e Cunha dijo...

muito interessante

JAVIER AKERMAN dijo...

Gracias Carla por la visita.
Un abrazo.

Sill Scaroni Fotografias dijo...

El ego sioempre es muy grande y los consejos budistas son muy buenos.

Saludos.
Sill

JAVIER AKERMAN dijo...

Gracias Sill. Me alegro de que te guste.
Un abrazo.

SANDRA dijo...

HOLA aca me paso a dejartes
mis sinceros
saludos

desde la distancia te acompaño besos

te espero en mi humilde morada

JAVIER AKERMAN dijo...

Hola Sandra:
Con gusto te visitaré.
Gracias por tu mensaje.
Un beso.

Patricia dijo...

Es hermoso aprender a ser ecuanimes en todo sentido, ser humildes, hacerse libres de verdad...a veces siento que toma tiempo pero que sus frutos son dulces, muy dulces...
Un beso,

JAVIER AKERMAN dijo...

Sí, Patricia, vale la pena siempre.
Un beso.

♥ Ma®iana Camandrelly ♥ dijo...

Visitando el Blog de Marisel, lei un comentario tuyo que me trajo hasta tu Blog... De alguna forma es una Sinergia Virtual!!!!!

Te extiendo mis Saludos...

JAVIER AKERMAN dijo...

Hola Mariana:
Me alegro de tu visita.
Un beso.

Mª Jesús Verdú Sacases dijo...

Voy a tenerlo en cuenta, Javier.

La ecuanimidad es uno de los secretos de la felicidad.

Lo del autodesprecio me ha parecido muy interesante. Regodearse en las desgracias de uno mismo hace crecer al ego y nos encierra en nuestra miseria emocional