sábado, 12 de junio de 2010

EL SILENCIO COMO CAMINO.

La primera vez que visité un monasterio ortodoxo fue en 1977, en la desaparecida Yugoslavia y en Taizé, la conocida comunidad cristiana ecuménica francesa. Años más tarde lo hice en otro budista, en Nepal. En ambos casos el silencio que lo llenaba todo, incluidas las agitadas aguas de mi mente, fue el elemento alquímico que catalizó el camino espiritual que emprendí años más tarde al ordenarme como sacerdote ortodoxo y posteriormente en instructor de meditación budista y yoga tibetano.
Vivir el silencio amplía nuestra capacidad de atención contemplativa de forma casi inmediata. Defender el silencio en las sociedades industrializadas de hoy es casi una acción "contracultural". Parece como si no pudiésemos vivir sin el televisor encendido, el móvil (celular) pegado a la oreja o el MP3 resonando todo el día. Pero el silencio, en su quietud, limpia y serena la mente transformando poco a poco la conciencia. El silencio nos hace más "conscientes" y nos conecta perceptivamente con todo lo que nos rodea de una forma más real y plena. Ya lo dijo Buda: "El silencio tiene su lenguaje, sabe hacerse entender". El maestro budista Thich Nhat Hanh lo aconseja de esta forma a sus discípulos: "Este silencio cura. Dejamos que el silencio y la calma penetren en nosotros. Dejamos la energía y la plena consciencia de la sangha penetrar en nuestro cuerpo y en nuestro espíritu. Nos retiramos a nuestra tienda o nuestro dormitorio lentamente, conscientes de cada paso. Respiramos profundamente y apreciamos la calma y el frescor. No hablamos a la persona de al lado, ella tiene también necesidad de nuestro apoyo. Por la mañana, nos levantamos en plena consciencia y en silencio nos tomamos el tiempo de respirar. Después de haber ido al baño, vamos directamente a la sala de meditación. No esperamos a nadie. Si nos encontramos a alguien en el camino juntamos las palmas de las manos y nos inclinamos, para dejarle apreciar la mañana como nosotros lo hacemos."
Busca un momento del día para vivir el silencio y meditar. Procura reducir el "ruido" en tu vida. Yo suelo hacer retiros periódicos de un fin de semana a lo largo del año en monasterios cristianos o budistas. Cuando el lunes regreso a mis actividades cotidianas me siento "renovado". Todos podemos ser de vez en cuando "monjes urbanos" y aprender a vivir la inefable experiencia del silencio.

34 comentarios:

arianna dijo...

Querido Javier
necesario es para mí escucharte, sin proponértelo das , estando abierta recibo
Has tocado un tema muy importante para mí, una de mis conquistas que no sé si llegará a serlo "El silencio como camino "
como bien dices:Todos podemos ser de vez en cuando "monjes urbanos" y aprender a vivir la inefable experiencia del silencio,aunque los retiros al menos una vez al año son vitales y compruebo que ayudan a renovarse y seguir
Muchas gracias amigo y hermano por pasarte por esta pequeña familia
virtual
Te saludo y me inclino con las manos juntas
felices sueños, un abrazo

JAVIER AKERMAN dijo...

Gracias querida Arianna por tus hermosas palabras.
Un fuerte abrazo.

tumejoramig@ dijo...

Que maravilla Javier, como siempre, tus enseñanzas.
Mis anécdotas acompañan, sin querer, tus escritos, quizá porque me siento reflejada un poco en lo que hay en ellas, y éstas muy positivas para mí.
Yo descubrí ese encanto, la magia del camino del silencio, en un retiro, donde teníamos que "respetar" el silencio de los demás (más o menos en la misma fecha que tu). Es realmente indescriptible (aunque tu lo has hecho) lo que se siente en esos momentos, en los que estás con todos, contigo mismo, con la naturaleza, y con algo más allá de lo explicable, porque el fuerte y manso sonido del silencio no tiene palabras.
Y suelo hacerlo, tengo la suerte de tener el tiempo para ello, y desconectar de vez en cuando, sin moverme del sitio. Los efectos son inmediatos y duraderos.
Gracias por traerlo en palabras... gracias por compartir tus joyas.
Un abrazo inmenso querido amigo.

JAVIER AKERMAN dijo...

Gracias Ana, querida amiga.
Un fuerte abrazo y muchas bendiciones.

Ojoavizor dijo...

No te imaginas mi estimado Javier, cómo me ayuda la meditación en mi proceso de recuperación. El silencio, es el lenguaje de Dios.

Un abrazo

Ojoavizor

Steki dijo...

Qué bueno, Javier! Cómo me gustaría retomar algunas cosas perdidas. Me cuesta mucho meditar porque soy bastante disspersa. El yoga me ha ayudado mucho y también me gustó haber hecho algún retiro espiritual hace bastante ya. Pero tengo que volver a encontrar mi camino. Apenas pueda, retomo mis prácticas de yoga y tai-chiy rei-ki que tanto me gustan y me ayudan.
Gracias por tus consejos. Los aprecio, realmente.
Un besito y feliz fin de semana.
STEKI.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

vivir el silencio para conocerte, escuchar sus palabras para interiorizar la vida...

JAVIER AKERMAN dijo...

Totalmente de acuerdo, querido Ojoavizor.
Un fuerte abrazo.

JAVIER AKERMAN dijo...

Gracias Steki. LO importante es la práctica sin desanimarse.
Un beso.

JAVIER AKERMAN dijo...

Cierto, Mª Ángeles.
Un besote querida amiga.

Salva dijo...

Querido Javier
el silencio, vital para conectar con esa búsqueda de nuestro ser interior.
Como dice Castaneda “Nos hablamos incesantemente a nosotros mismos acerca de nuestro mundo. De hecho mantenemos nuestro mundo con nuestro diálogo interno y cuando dejamos de hablarnos sobre nosotros mismos y nuestro mundo el mundo es siempre como debería ser.
Muy buena entrada, gracias querido amigo. Feliz semana.

JAVIER AKERMAN dijo...

Gracias Salva.
Un fuerte abrazo y feliz semana querido amigo.

Marisa dijo...

Gracias como siempre
por tus apreciadas
enseñanzas.
Desde que practico yoga
sé de la importancia
de vivir el silencio.

Besos

JAVIER AKERMAN dijo...

Gracias a ti Marisa.
Feliz semana.
Un beso.

Juan Antonio dijo...

Es muy dificil conseguirlo en nuestra sociedad del ruido pero absolutamente necesario para encontrarte contigo y con el mundo que te rodea.
Si vieras lo que me esta ayudando el curso que me pasaste y como me esta cambiando la forma de percibir las cosas.ya incluso los que me rodean lo notan al notar una serenidad especial al encarar los problemas de cada dia.
Gracias con todo mi cariño.

JAVIER AKERMAN dijo...

Gracias a ti, Juan Antonio. Me alegro que te haya sido de utilidad, querido amigo.
Un fuerte abrazo.

EL MUNDO DE WILHEMINA QUEEN dijo...

Hermano querido, durante el día tengo varios momentos de silencio, los disfruto mucho, se me da naturalmente, sin ningún esfuerzo, no sabía que ese silencio era un paso importante para la meditación.
Es como ir a la fuente por agua cuando se tiene sed. No sé bien cómo explicarlo, quizás tú puedas comunicarlo mejor, yo no tengo palabras para expresar "esos momentos de silencio absoluto, de nada

mil besos y que tu también pases una feliz semana

vero

JAVIER AKERMAN dijo...

Tú lo has expresado a la perfección, querida Vero.
Besos.

EL MUNDO DE WILHEMINA QUEEN dijo...

Gracias Javi, te quiero!

MUNDO HAIGA dijo...

gracias Javi! mil besos!
Vero

JAVIER AKERMAN dijo...

A ti, Vero.
Besos.

b dijo...

Olá.
O exercício do silêncio, deveria ser matéria obrigatória nas escolas.
O mundo seria diferente.

Rosa Sánchez dijo...

Hola, Javier: estoy encantada de pasar por tu blog.
Te he encontrado buscando "Las 14 máximas del interser" de Thich Nhat Hanh porque quería publicarlas en mi blog. Espero que no te moleste: al principio de la entrada he puesto tu explicación sobre "interser" porque, sinceramente, yo no lo hubiera expresado mejor.
Un abrazo y hasta pronto.

JAVIER AKERMAN dijo...

Totalmente de acordo, cara Barbara,
feliz fin de semana.
Um abraço

JAVIER AKERMAN dijo...

Hola Rosa:
Encantado de tu visita. Me alegro que te haya gustado la entrada del "Interser". Por supuesto, eres libre de publicar lo que quieras.
Feliz fin de semana.
Un abrazo.

MUNDO HAIGA dijo...

Hermano querido, solo para desearte un hermoso fin de semana!

María Jesús Verdú dijo...

Para mí, Javier, una forma agradable de vivir es en silencio. Y si no lo encuentro fuera, lo busco en mi interior

Ricardo Tribin dijo...

Entiendo cada vez mejor, mi querido y admirado Javier el poder interior que tu tienes.

Gracias por este magistral escrito acerca del silencio.

Una barzo fraternal!!!

JAVIER AKERMAN dijo...

Gracias Ricardo. Feliz semana querido amigo.

JAVIER AKERMAN dijo...

Totalmente de acuerdo contigo Mª Jesús.
Un abrazo y feliz semana.

Princesa dijo...

Se te derem mil motivos para chorar,
Mostre a eles que você têm mil e um motivos para sorrir!
Tudo na vida têm os dois lados da moeda.
Um dia choramos ... Outro dia sorrimos!
Um dia perdemos ... Outro dia ganhamos!
Mas pelo menos viva aquele momento!
Ou fique apenas observando a vida passar!

Um bom dia para si
beijinhos
O tempo não para, a escolha é sua!

JAVIER AKERMAN dijo...

Obrigado Princesa.
Um beijinho.

contacto dijo...

Hola Javier, me puedes recomendar alguna forma de respiración o meditación que ayuda en el tratamiento de la hipertensión arterial?

JAVIER AKERMAN dijo...

Hola Contacto.
Hay muchas que pueden ayudarte. Escribiré un post en breve sobre este tema interesante, pues me has dado una idea con tu pregunta.
Un abrazo.